Monthly Archives: May 2014

Danza Prima – Añu 1883

danza prima

Esti grabado foi asoleyáu el 25 Setiembre de 1883 na publicación “La Ilustración católica” (Madrid), n.º 45, páxina 7. L’artículo fala de les daces gallegues pero la imaxen ye asturiana.

Puedese ver l’artículo completo na Hemeroteca Dixital de la Biblioteca d’España; http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0003156660&page=7&search=danza+prima&lang=es

La ilustración firmala G. Meléndez  de quién alcontre mas trabayos  pero del que non teo más información, de momento.

Ye una representación de la Danza Prima dellantre del Palacio de Revillagigedo y vese también la Colexata de San Xuán de Xixón

La imaxen ta positivada del revés y tién poca calidad pero sigue siendo una yalga.

Mas datos:

Dixome Gauson Fernande que sal tambien na pubicación “La Academia” de 1877. El grabáu entitulase: Danza del país, delante del Palacio del Conde de Revillagijedo.

Fernando Manuel de la Puente Hevia tién en propieda una xilografía de la mesma imaxen y aparece nel so último llibru ” Reflexiones sobre la naturaleza del baile y la danza”

Advertisements
Categories: Uncategorized | Leave a comment

Interesenate documentu sobre los asturianos en Madrid añu 1844

portada

Alcontrelo escucando na Blioteca Dixital Hispanica. L’articulu, d’una fueya, foi espublizáu el 1 de Mayu de 1844 nel periodicu “EL LABERINTO” Madrid nº 13 TOMO 1 y ta firmáu por Antonio Flores.

Tien dellos grabaos bién guapos, aunque dudo que sellan a propositu de la noticia, mas bién los debió utilizar como illustración porque son d’autores destintos, puedo destenguir les firmes de “Castello” , “Miranda” y “Ortega”

El textu ye dalgo como semeyar a una crónica de sociedad satírica, que non dexa como constumes ellegantes les de los asturianos na capital, pero pareciome interesante polos datos de les dances, l’usu de los palos de llucha asturianos y como terminó la constume que teníen los asturianos en Madrid ellí pel seglo XIX :

“El paseo que es la diversión mas general de los domingos, se ha amenizado bastante desde que se desde que se generalizó el arbolado y hubo fuente de Isabel II y delicias y Chamberí. La Virgen del puerlo es un hermoso valle, acaso el sitio mas frondoso de los alrededores de Madrid y los domingos tiene una fosonomía particular, un aspecto, distinto en un todo de los demás paseos.
A las dos de la larde en todo tiempo, se arman los asturianos residentes en Madrid,vestidos de punta en pardo, con chaleco encarnado, media azúl, botín de paño pardo, chaqueta y calzón idem. Aguadores, carboneros criados de servicio, escaroleros y algún otro mozo de esquina, van llegando en cuadrrillas a la Virgen del Puerto, mezclándose con las criadas de servicio, soldados y las amas de cría. El paseo que desde la puerta de S. Vicente, hasta el puente de Segovia, cruza por delante de esta ermita, está unos ochenta pies más elvado que ese valle y en aquella altura hay infinidad de curiosos gozando con tan extraordinaria perspectiva.

Figúrese el lector un día de verano a las cuatro de la tarde y no olvide que soy anti-bucólico, para que sepa apreciar todo el mérito de este cuadro con sus ribetes de idilio: la ermita de la Virgen del Puerto está asituada a orillas del Manzanares y como a este rio todo se le vuelven orilas, la iglesia está circuandada de tierra firme por todos los lados; pero sin embargo, el hermoso valle que desde la puerta de S. Vicente guía a la ermita y al cual se baja por dos escaleras de piedra abuertas en medio de la montaña, en el teatro de la danza-prima.  Hay en medio un pequeño estanque, sin agua las más veces, llamado el lavadero de la Reina y cruza este valle un puente de piedra, por cuyos arcos no pasa el agua, para no ahogar tal vez a las gentes que se cobijan a su sombra. Las elevadas copas de los frondosos álamos sufren los abrasadores rayos del importuno sol de julio, sin que le permitan asomar la cabeza por ningún lado para presenciar la función; y es tal la severidad de esa muralla campestre, que ni aún separa sus hojas para que salga el humo sofocante de los buñuelos que se fríen allí, temiendo que el sol aproveche el flanco para alumbrar las pantorrillas de la pasiega o los mofletes del asturiano.  La gaita gallega empieza a reanimar el espíritu de los combatientes, que puestos en ruedas de mas de ciento, cogidos de la mano y sin soltar el formidable garrote, alzan con pausado compás una pata y bajan otra. meciendo sus cuerpos al monólogo cantar de estas o semejantes coplas:

Voz.
Mañana voy para Pravia
pasar el río nun puedu,
pásame, Pepe del alma,
en tu caballu ligeiru.

Coro.
Válgame la Magdalena
la Magdalena me valga.

La música de estas coplas es muy sencilla y muy soñolienta; pero no hace falta saber solfeo para saber el compás de este canto; con saber dormir chiquillos es suficiente. Hay otros cantares también que sirven de requiebros y entre ellos suelen usar el siguiente a duo:

-Salga V. a bailar, maragataaa…
-Non quieru bailar, bragas anchaaas…

Los gritos de los vendedores por un lado, las voces de los bolleros que rifan tortas por otro, los zumbidos de la gaita por su cuenta y los aullidos de los que cantan por la suya, quieren subir mezclandos a la bóveda celeste y al follaje de los árboles no se atreve a dejarlos salir del valle y hieren tanto los oidos al bajar como al subir y aquello es una babilonia, donde todos se divierten a escote y donde hasta las seis de la tarde reina la mayor alegría.

Infinidad de granujas (muchachos perdidos que viven de lo que se encuentran en los bolsillos del prójimo) estan tendidos en el suelo, con seis cartas pintadas en un cartón y un dado en la mano, llamado parroquianos, para un juego infame mas tirado aun que el del monte, con estas palabras: Duro, duro poner… adiviñar y ganar; tiro y adiviño…adiviño y gano; por un cuarto cinco… Y de ese modo sacan el dinero a los infelices incautos que intentan desquitarse hasta que lo pierden todo. 

Pero en circulo donde se bailaba la gallegada esta a punto de estallar una jarana horrible, una pelea sangrienta: los soldados quieren bailar y los gallegos se oponen; el sable de los primeros se encuenta con el garrote de los segundos y rara vez llevan estos la peor parte. Si los militares no toman parte en la bronca los paisanos regañan entre si, dividiendose con toda formalidad en dos bandos, bajo los lemas de Pravia y Piloña. Allí no hay mas arma ofensiva y defensiva que el garrote; pero manejado de una manera tal que crispa los nervios de los espectadores y que magulla las costillas de los combatientes.

La tropa tiene que separar casi siempre a los que se dan de palos, gritando viva Pravia o viva Piloña y el resultado de todo se encuentra luego en los estados del hospital y en las ocurrencias de la capital que refiere al día siguiente al Diario de Avisos.”

Continúa el articulo con otres coses que nun son al cuentu, arremetiendo colos sastres de la capital que nunca entregan la fechura cuando acuerden en díi.

0005

El archivo puedese descargar en pdf dende la Hemeroteca Dixital de la Biblioteca Nacional de España

Paez ser que les romeries improvisaes a la asturiana siguieron cellebrandose per munchos años, asi lo atestigua el periodico “El Liberal”  (Madrid) nel añu 1913 donde sal esta semeya col seguiente pie de páxina; EN LA VIRGEN DEL PUERTO: BAILANDO AL SON DE LA GAITA-LOS GAITEROS DE LA FIESTA. (Fotografia de Alfonso)

 Sin título

0001

Anguaño nomase “Fiesta de la Natividad de la Virgen del Puerto” o “la melonera” dedicada a la Virxen del Puertu. Lo que son les coses, como llevante de la tumba el Antonio Flores nun da crédito.

Fino con yenda porque merezlo; “Post, agraciáu nuna tardi d’internet por pura casualidad!

 

Categories: Uncategorized | Leave a comment